Inicio

     
 

 

Presentación

 

Introducción a la Teoría

 

Teoría Unica

 

¿Que es la Energía?

 

Reflexión Metafísica

 

Avatares

 

Videos

 

Promoción

 

 
TEORIA UNICA


 

  EMC2 einstein

Einstein, hombre religioso, paso la segunda parte de su vida buscando lo que él llamaba la ecuación del todo, la teoría que unificara y diera sentido a todas las leyes de la física. Su argumento era su célebre frase de :

"Dios no juega a los dados"

Como ya he dicho anteriormente no la podía encontrar porque ¡ya la había encontrado! La tenía en las narices. Lo que sucede es que él llega a la ecuación a través de los números y como ya vengo defendiendo, los números no poseen toda la información.

Mi teoría habla del alma como algo físico, es decir real. Se han realizado experimentos en los cuales se ha podido comprobar como en el preciso instante de expirar el cuerpo se sucedía una pequeñísima, casi despreciable, perdida de peso. El caso es que cogiendo ese camino tabú del alma salen todos los números, todo se ordena. El cuerpo es lo que nos limita en el espacio, sin embargo la vida es cartesiana, ya que se trata de una relación espacio-tiempo. Bien pues el alma vendría a ser la variable que nos falta. Sería un instrumento, como el cuerpo -aunque bastante más pequeño- Instrumentos que lógicamente tendrían dos funciones distintas. Sobre una gráfica tendríamos el eje X (espacio-cuerpo) y el eje Y (tiempo-alma):

grafica

Naturalmente esta teoría chocaba con la realidad científica establecida. El alma sería una energía y como tal estaría compuesta de fotones, o sea estaríamos hablando de materia, es decir de una variable x. Sin embargo los científicos no le reconocen esta propiedad al fotón, y sostienen que su masa es nula.

Lógicamente si los fotones tenían masa nula esta teoría se caía, se desvanecía como la masa del fotón. Con estos argumentos, me dirigí un día al Museo de la Ciencia de Barcelona a ver una exposición sobre la teoría de la relatividad de Einstein que realizaba un físico de la Universidad Autónoma, más o menos de mi edad. Lo cierto es que el hombre estuvo brillante porque hizo una exposición a nivel doméstico, clara y concisa, que hasta yo conseguí entender. Al final la gente realizó una tanda de preguntas y alguien preguntó precisamente eso, que si los fotones tenían masa. Él contestó que no, que eran energía pero que carecían de masa. Cuando todos marcharon, yo me acerqué a él, le expliqué mi hipótesis y al final le comenté:

“Eso de que los fotones tienen masa nula no puede ser; primero, porque si los fotones tuvieran masa nula la ecuación de Einstein - omnipresente en todo el acto - ¡no se cumpliría! Si multiplicamos la velocidad de la luz al cuadrado por cero, nos da 0”

Atendió muy amablemente a todo lo que le iba diciendo pero tenía prisa, le di un manuscrito y se fue sin darme una respuesta concreta. Al cabo de unos meses busqué información sobre él en internet y conseguí su teléfono. Lo llamé para tratar de entrevistarme con él, pero me dijo que mi trabajo era más bien filosófico. “ Sí, pero ¿y lo de la masa? ” le advertí yo; entonces por fin me explicó que en realidad no es que fuera 0 sino que se trataba de una indeterminación, de un 0/0. Yo en ese momento no sabía de que me estaba hablando -aunque después recordé los limites aquellos que tanto me hicieron sudar en su día- entonces le contesté; “Bueno pues si tú continuas en tus trece de que los fotones tienen masa nula no podemos continuar porque este es el caballo de batalla, si me tumbas eso me lo tumbas todo”. De modo que los dos colgamos el teléfono. Esa noche yo iba dándole vueltas al asunto, la cabeza me iba a mil por hora. Todo mi trabajo se tambaleaba y necesitaba imperiosamente encontrar la explicación, la lógica, la salida ¡Y la encontré!

Al día siguiente le escribí el siguiente e-mail:

¡EUREKA!

Perdona que te vuelva a molestar pero es que es super-importante. Como te puedes imaginar he estado reflexionando sobre nuestra conversación de ayer. Una de las leyes de la termodinámica dice que “la energía no se crea ni si destruye, se transforma”. Lo que viene a decir esta ley es que la luz se cristaliza, se solidifica, cambia de estado. Pero obviamente para solidificarse tiene que tener algo. Te puedo asegurar que si los fotones tuvieran masa nula ya no solamente no existiría el alma, sino que no existiría nada de nada, ni tu, ni yo. Tú me hablabas de una indeterminación, de un 0/0. De acuerdo, nosotros no tenemos los medios matemáticos para poderlo determinar, pero una cosa es que la masa sea indeterminada y otra muy diferente es que sea nula, o sea 0.

Me he puesto a darle vueltas a la ecuación de Einstein y estrujándola un poco más he tropezado con dos leyes universales nuevas. Me he dado cuenta de que ya no solamente no puede ser 0 la masa, sino que ¡la velocidad tampoco!. De hecho en la vida no hay nada que tenga movimiento 0, en los sólidos más sólidos los átomos se están moviendo, hay una vibración. Por lo tanto ninguna de las dos variables pueden ser 0 porque entonces se desintegraría en la NADA, en el Origen (antes del Big-Bang).

En tu exposición comentaste que si consiguiésemos atravesar la frontera de la velocidad de la luz lo que sucedería es que entraríamos como en otra dimensión. Efectivamente porque la velocidad de la luz y el 0 son los Límites de la Realidad, de la Vida, de esta Dimensión. La masa y la aceleración son inversamente proporcionales. El fotón es infinitamente pequeño, tan pequeño que puede viajar a la velocidad de la luz, pero obviamente su masa no puede ser nunca 0 porque entonces ya no sería nada, no sería real ¿Cómo puede viajar a ninguna velocidad si no es nada? Así pues de la ecuación de Einstein se deducen dos leyes universales:

1ª Todo cuanto percibimos es Materia (todo es física, todo es Realidad, todo es Vida).

2ª Toda esa materia está en movimiento.

Pero es que la Vida es eso materia en movimiento. De hecho la famosa ecuación de einstein no es nada más que “la Ecuación de la Vida”. Espacio-tiempo, es decir, masa en movimiento -el tiempo existe porque existe el movimiento - Y la podríamos formular tranquilamente de la siguiente forma:

Vida (energía) = Espacio (masa) . Tiempo (velocidad)


Espacio-tiempo (cuerpo-alma). Si eliminas una de las dos automáticamente eliminas la otra, porque las dos van ligadas -2 en 1, ya que es completamente inconcebible tratar de entenderlas por separado-. De hecho eso es precisamente lo que pasa en la muerte. La variable tiempo (alma) pasa a valer 0, el cuerpo muere y la Vida termina, 0.

Además todo esto es muy fácil de demostrar. Midiendo el peso de cualquier animal (ánima) en el momento de expirar, se tiene que producir una perdida de peso, infinitesimal ¡Sí! pero peso, es decir MATERIA.

Todo comienza con el famoso "Big-Bang" que no es más que un estallido de Luz. Toda esa energia fue cambiando de estado, enfriandose y solidificandose, hasta crearse lo que hoy conocemos como Universo. Nuestro concepto de Vida debe revisarse porque en realidad ¡Todo cuanto percibimos es Vida! -es decir, masa en movimiento- De hecho se están realizando experimentos con algo que llaman " acelerador de partículas " –son una especie de tubos donde trabajan con la parte de materia más pequeña, partículas- que más o menos consiste en introducir dos partículas por dos conductos distintos acelerarlos y hacerlos chocar. Los científicos están alucinados porque dicen que desaparecen. Efectivamente, esto tiene esa explicación, esa lógica.. Al chocar las dos partículas lo que sucede es que se paran, se anulan las velocidades, la variable movimiento pasa a ser 0, y sencillamente se desintegran en el Origen, pues las condiciones para que haya Vida, no se cumplen.

Así pues, todo proviene del mismo sitio, de la luz. Y aunque pueda sonar metafórico, podriamos decir que en realidad todo es luz.

 

"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo"

Albert Einstein......